Calidad de Vida

¿Realmente estamos preparados para migrar a los autos autónomos?

Cuando Google presentó sus coches autónomos y gente normal pudo probarlos, compartieron sus impresiones y las más recurrentes eran comentar que se sentían inseguros estando arriba de ellos, sensación que desaparecía minutos después de disfrutar del manejo estable y suave que estos vehículos ofrece.

Puede que no nos cueste mucho acostumbrarnos a los autos autónomos, lo que es un hecho es que tal vez hasta ahora no estamos listos para recibirlos. 

La incursión de esta modalidad de autos al mercado representa sin duda una enorme cantidad de retos por superar para que diferentes empresas puedan asegurar que estos vehículos autónomos son más seguros y eficientes que los regulares. 

El prototipo de Google

El gigante de internet, que lleva años de experimentación con vehículos autónomos, tuvo una excelente idea para acostumbrar poco a poco a los consumidores a la idea de que el siguiente auto que compren puede ser autónomo: y lo hizo poniendo pequeños vehículos sin conductor en las calles, que funcionan como taxis y llevan a pasajeros de un lugar a otro  sin asistencia humana.

A principios del año pasado el equipo de prueba de los autos anunció que había completado más de 1.1 millones de kilómetros recorridos sin conductores, y sin accidentes. Aunque en  2011 hubo dos incidentes en que los vehículos sufrieron daños pero, en ambos casos, aseguran, estaban siendo operados por seres humanos y no por su sistema autónomo.

En la actualidad el prototipo más avanzado son vehículos que no tienen sensores visibles, son más pequeños y no tienen volante ni pedales: 100% autónomos y funcionan con un sistema eléctrico.

Todo suena de maravilla, pero ¿qué pasa con las cuestiones legales?

El objetivo principal de los vehículos sin conductores es reducir drásticamente la cantidad de accidentes ocurridos en las carreteras pero, cuando se ven involucrados en ellos, dejan muchas interrogantes sobre quién o qué tuvo la culpa; ¿un conductor imprudente, o un algoritmo que actuó correctamente pero que debió haber improvisado para evitar un choque causado por una situación imprevista?

En Estados Unidos, únicamente 4 estados han aprobado leyes que permiten a vehículos autónomos circular y no sólo se aprobó la circulación de los vehículos sino que se han enmendado decretos para permitir que las personas dentro de estos vehículos puedan utilizar smartphones y enviar mensajes de texto.
 
Google estima que sus vehículos pueden reducir la cifra de fatalidades y accidentes en un 90%.

¿Tú qué opinas sobre este tipo de autos? ¿consideras que para una ciudad como la nuestra podrían funcionar?

Déjanos tus impresiones: 

Etiquetas:
#Automovilista