Cultura Vial

Cosas que no sabías sobre tu casco

La protagonista de las rodadas debe ser la seguridad y ésta se consigue sobre todo utilizando el casco, que es el que cubre la parte más importante del cuerpo, sin embargo, seguramente no sabes todo sobre él, ¡entérate!

La importancia del casco.

El casco en el equipo de seguridad es lo más importante porque cubre la cabeza, el lugar más peligroso para un impacto en motocicleta, ya que la mayoría de los accidentes que son mortales se deben a la falta de protección en esta parte del cuerpo, de ahí que sea indispensable para rodar.

Uno de los datos que suelen desconocerse es que con el casco la fuerza del impacto impacto se absorbe y distribuye, y sin él toda la fuerza afecta directamente en una parte de la cabeza, lo que pone en riesgo la vida de la persona que no lo utiliza.

Las tres partes del casco.

La parte externa del casco se llama calota externa, hecha a base de fibra de vidrio, carbono, aramida o algún material sintético; su función es proteger contra lo inmediatamente externo, como la lluvia o pequeños impactos.

Luego está la calota interna, misma que se ubica debajo de la primera; que es la que protege contra los golpes causados a gran velocidad ya que dispersa la energía del impacto.

Por último, el acolchado interior, que es lo que nuestra cabeza siente como afelpado y tiene fines de acondicionamiento e hipoalergénicos, que son los desmontables para ser lavados.

Lo que debes tener en cuenta de tu casco.

Algunos de los indicadores que debes tomar en cuenta para el uso de tu caso son los siguientes:

1.    Debe ser un casco de motociclista certificado.
Cuida que el que utilices esté diseñado para esta práctica y no para alguna otra, pues de lo contrario no te protegerá adecuadamente. Aunque haya cascos que aparentemente son rígidos, como el de constructor, de futbol americano o algunos para ciclistas, no protegen igual. Recuerda que hay certificaciones que te ayudarán a saber que es un buen casco para motociclista, como DOT, SNELL o ECE.

2.     Siempre debe estar en buen estado.
No utilices cascos rotos o fisurados, ya que no te cuidarán correctamente. Ten en cuenta que una simple caída de la mesa, provocará que pierda sus propiedades protectoras. Por seguridad, un casco se desecha después de un impacto, aunque aparentemente no sufra daño.

Seguro has visto en la calle motociclistas con cascos rayados y golpeados; ten la seguridad que en caso de un percance, no protegerán su cabeza como uno nuevo.


3.     Debe ser adecuado para ti.
El tamaño del casco debe ser ideal para tu tamaño de cabeza y siempre tiene que estar amoldado perfectamente a la misma. Si tu cabeza se mueve fácilmente dentro del casco, significa que te queda grande y que en un impacto no protegerá o incluso se safará dejándote desprotegido.


4. Un casco no es para siempre.
Los materiales que componen los cascos son flexibles para absorber el impacto, tal como lo hacen las facias y defensas de un auto.

Al tener contacto continuo con la cabeza, el material protector interno va cediendo, perdiendo volumen, y el material externo con el sol y los cambios de temperatura, va modificando las fibras y moléculas de la carcasa externa. Por ello, es recomendable cambiar de casco cada tres años.

Comparte lo que sabes de casco para motociclista con la comunidad.

Etiquetas:
#biker #motocicletas #superbike mexico